Ucrania, presente en la pasarela de Madrid

Ucrania, presente en la pasarela de Madrid

Madrid, 10 mar (EFE).- Con un minuto de silencio en favor de la paz comenzó la 75 edición de la pasarela madrileña en la que la modelo ucraniana, Samy, fue la protagonista de los desfiles de Pedro del Hierro y Agatha Ruiz de la Prada, que abrió y cerró su colección con la bandera de Ucrania.

Como no pudo ser de otra manera, la diseñadora española Agatha Ruiz de la Prada quiso apoyar a Ucrania, y para ello, echó mano de sus mejores alidados: los colores.

Y en esta ocasión fue fácil. Con el azul y amarillo, colores de la bandera ucraniana, creó unas medias que lució la modelo Samy, de 17 años instalada en España hace poco más de un mes, «orgullosa de lucir mis colores», dijo emocionada a Efe momentos antes de comenzar el desfile.

Colores y guiños con los que la pasarela de Madrid reacciona ante la invasión de Ucrania, días grises en los que la moda pasa a un segundo plano, pero también se esfuerza en brindar ilusión, color y esperanza.

Y con esa idea, Agatha Ruiz de la Prada presentó una colección «muy hippy, un mundo ‘flower-power'», explicó a la diseñadora antes del desfile en el que volvió a participar el cantante de trap Omar Montes.

Tras una serie de prendas coloristas de aire retro, fue el momento de piezas setenteras, entre ellas, unas con pelo que recrean el momento en el que se derrite la nata y otras con el huevo frito como principal protagonista.

En su propuestas también se vio el mundo chandalero que se convierte en el hilo conductor de toda la colección. Así, los puños de las prendas deportivas están presentes en vestidos, faldas, o cazadoras, incluso sacó su mítico vestido de cintas confeccionado con los elásticos de las prendas deportivas.

Para cerrar el desfile, una propuesta de novia que lució la modelo Samy, un guiño más con el que la diseñadora española expresa que las ilusiones no se deben truncar jamás.

Antes, Nacho Aguayo y Álex Miralles, directores creativos de Pedro del Hierro, presentaron «Reverse», «una colección dual que bebe de los paralelismos entre hombre y mujer», explicaron los diseñadores españoles que hicieron piezas «para transmitir alegría y ganas de celebrar y vivir la noche».

Y con esas coordenadas, los diseñadores subieron a la pasarela una colección luminosa, con tejidos de mucho brillo, aplicaciones y botones joya, una explosión de optimismo y celebración, «vaya, los locos años 20 trasladados a hoy, un siglo después», detalló Aguayo.

En la segunda parte llegaron las propuestas de noche con las lentejuelas como protagonistas. El esmoquin y los pijamas de terciopelo de aire desenfadado para el hombre y los vestidos largos y sofisticados para la mujer.

En esta jornada solidaria con Ucrania, la española Ynés Suelves, la diseñadora favorita de la élite, debutó en la pasarela madrileña con una colección en la que imperó el volumen, especialmente en las mangas de las blusas.

Mientras la cantante flamenca María José Llergo interpretaba varios temas, por la pasarela se vieron coquetos vestidos, abrigos impecables y pantalones de corte vaqueros muy ponibles.

Transformación es lo que quiso mostrar sobre la pasarela Malne, la firma compuesta por Paloma Álvarez y Juanjo Mánez, que realizaron una presentación en la que fueron cambiando el vestuario de las modelos en directo. «Es una colección muy conceptual con la que pretendemos hacer una reflexión sobre la moda», señalaron.

Piezas ricas en tejidos de diseño futurista, donde aparecieron bordados sobre neoprenos, plumas y pedrería. Las perlas fueron el complemento estrella en ‘tops’, abrigos, calzado y bolsos.

Una propuesta en la que mezclaron tejidos, donde los abrigos ganaron doble uso al ser reversibles en piel falsa y vinilo. «La moda es un juego y queremos darle una doble vida», concluyeron.

Por Carmen Martín

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí